¡A lxs niñxs les encantan todas las manifestaciones artísticas!

Pero ¿cómo acercar al arte a lxs niñxs?

Esta edición especial de Museo Vivo, la revista de los cinco espacios que conformamos la Fundación Museos de la Ciudad, estuvo dedicada a la niñez. Conversamos con Regina Katz, profesora de expresión y lenguaje corporal y consultora educativa de varios organismos nacionales e internacionales sobre el rol del arte en el desarrollo de los niños y esto fue lo que nos contó.

¿Qué lugar ocupa el arte en el desarrollo de lxs niñxs?

«Considero que el niño es un artista nato. Si nosotros los adultos, desde una perspectiva abierta y sensible, observamos al niño e inclusive al bebé, podremos darnos cuenta que el modo de expresión y vinculación de la niñez con el entorno es creativo y se evidencia en las acciones de descubrimiento e investigación que desarrolla en vínculo con todo aquello que le rodea. Esa incursión que el niño realiza a través de los sentidos incentiva su capacidad de ver, oír, tocar, sentir, palpar, armar, desmenuzar, agrupar… Mediante múltiples vías sensoriales va apropiándose del mundo de su alrededor, dicha sensibilidad responde a cualidades inherentes al talento que florece desde el arte. El asombro, la curiosidad y la capacidad espontanea e intuitiva de la observación infantil demuestran que lo que el niño encuentra en su espacio afectivo y cercano lo deslumbra, le atrae, le motiva. De allí proviene esa vinculación temprana y espontanea con la expresión mediada por el arte que tanto disfruta el niño, colmada por la pasión por conocer y descubrir su entorno.

Al jugar e interactuar con los objetos parecería que les preguntara ¿qué es lo que ocultan? Por ello manipula, tira, recoge, sacude, abre los objetos. Los investiga. También admira los fenómenos de la naturaleza con ojos asombrados. Entiende los colores con encanto y sorpresa. Escucha los sonidos con atención, disfrute y placer. Juega, crea y re-crea. Es un descubridor ávido. Es un potencial artista.»

Entonces, ¿qué lugar ocupa el cuerpo en el desempeño y en la práctica del arte?

«El cuerpo es el eje fundamental de toda expresión creativa. El cuerpo es el mediador entre la idea y la producción artística ya que resulta la herramienta esencial: constituye lo creativo y lo creado, el material y el resultado, es el canal de expresión y el producto gestado. Ejemplifiquemos: En música, sin poner cuerpo, ¿cómo se podría interpretar un violín? Sin poner el cuerpo, ¿cómo podría dirigirse una orquesta? Sin poner el cuerpo, ¿cómo se puede moldear una escultura, pincelar una tela, imprimir un grabado? ¿cómo se puede representar un personaje teatral, una obra juglaresca, un drama, una comedia? ¿cómo se puede danzar?¿dibujar un movimiento en el espacio? ¿escribir un poema o un relato? El cuerpo contiene y vehiculiza la expresión. La expresión es la mediadora de la capacidad artística en el arte.

Permítame también agregar que el cuerpo y la mente están íntimamente asociados, sin embargo, la dicotomía reinante en la sociedad los desvinculan, los dividen, los fragmentan…. Se insinúa, en general, que por un lado está el cuerpo y por otro lugar la mente, pero sabemos que sin el cerebro que piensa, planifica y diseña no habría arte (tampoco habría ciencia). O sea que el cuerpo y la mente actúan en conjunto, se vinculan mediante los sentidos y manifiestan el hecho y el hacer artístico a través de la expresión de mensajes a uno mismo, al otro u otra y a los demás. El arte representa entonces el encuentro con la expresión del propio cuerpo, con la del otro ser humano, con el material, con el espacio, con el tiempo y con todo aquello que ofrece el mundo del entorno.»

“Al jugar e interactuar con objetos lxs niñxs les preguntan ¿qué es lo que ocultan?»

Entonces, en cuanto a la formación educativa, ¿qué logros se podrían alcanzar incluyendo al arte y brindándole mayor importancia en el proceso de aprendizaje del niño?

«Muchos logros y múltiples habilidades, pero más allá de lo cuantitativo, lo fundamental es la calidad de lo que se aprende. Los niños y las niñas disfrutan de todas las expresiones del arte. Gozan y les motivan los procesos de creación o de experimentación artística. A la vez, reconocemos que todo aprendizaje se alcanza, fundamentalmente, merced a la motivación.

Si acordamos que la capacidad humana de aprendizaje está íntimamente vinculada al descubrimiento y a la percepción sensorial del mundo, ya que es la vía genuina de aprender y de aprehender de la realidad, de abrazarla, de comprenderla, de apropiarse a través de las habilidades motrices, las habilidades sensoriales, las habilidades cognitivas y del pensamiento como conquista humana, es precisamente a través de la motivación que el arte resulta un estimulador potencial de los aprendizajes y es donde se conjuga el conocimiento con la alegría, la sabiduría con la diversión, los saberes con el juego. Y cuando se aprende disfrutando, ¡ese aprendizaje queda arraigado en la memoria y encendido en el corazón!»

¿Cómo motivar a lxs niñxs para que se acerquen al arte?

«Poco o nada se requiere hacer para que los niños se acerquen al arte. A los niños y a las niñas les encanta todas las manifestaciones artísticas. Realizan su acercamiento a través de sus capacidades naturales y espontáneas vinculadas al goce y al disfrute. Lo que se recomienda, eso sí, es generar mayores estímulos en los espacios de participación y, además, propiciar una auténtica inclusión del arte en la escuela.»

“A los niños y a las niñas les encanta todas las manifestaciones artísticas. Realizan su acercamiento a través de sus capacidades naturales y espontáneas vinculadas al goce y al disfrute.”

Incorporar el arte en el proceso de aprendizaje, ¿representa un reto para los docentes?

Claro, aquí justamente reside el reto. El docente posiblemente no transitó su propio aprendizaje infantil en un contexto estimulante por medio del arte. Sin embargo, puede reparar esa propia carencia al sumergirse en la creatividad mediada por el arte como un nuevo desafío y mediante  búsquedas innovadoras, intentar articular las áreas llamadas cognitivas y las manuales, integrándolas. Porque cuando se aprende matemáticas también se está reforzando el ritmo. Igualmente sucede cuando se aprende lenguaje y comunicación ya que, asimismo, las palabras contienen ritmo. Basta recordar las esdrújulas, las graves, las agudas… Estas son, en definitiva, juegos rítmicos. Y cuando se repasa matemáticas también se está fortaleciendo el lenguaje, ¿acaso no hablamos mediante y con la lengua para enseñar matemáticas? Lo que ocurre es que en la realidad educativa la escuela divide. Pese a ello el arte está presente e impregna los espacios escolares, aunque se le intente otorgar poca importancia. En la actualidad se ha avanzado en ese sentido. En el pasado lo artístico y lo lúdico eran considerados como una “pérdida de tiempo”. Algo no serio.

¿Cuál sería entonces el plan curricular que debería aplicarse para integrar el arte con el aprendizaje en la escuela?

«Existe en el país un plan curricular oficial referido a la educación cultural y artística, cuyas líneas de base son interesantes. A la vez recordemos que un acertado currículo es renovador, permisivo, creativo, flexible y en teoría eso propone el documento al cual estoy haciendo referencia. Inclusive está planteado como marco de referencia, brindando a la docencia la posibilidad de recrearlo. Me parece que, en alguna medida, el docente guarda ciertas resistencias para apropiarse de ese desafío -además de contar con escaso tiempo debido a las presiones de orden administrativo con papeles y reglamentos a los que debe dar cumplimiento- no obstante, esa programación existe.

Por otra parte todo programa consiste (o debería consistir) en brindar solo orientaciones para que cada docente las recree con el grupo de alumnos con los cuales trabaja. Creo que esas orientaciones significan iluminadores caminos y en ese sentido sería interesante que los centros y espacios culturales brinden la oportunidad a la docencia de un mayor acercamiento al arte, no solo desde su rol de maestros, sino fundamentalmente, desde su lugar de personas!

Para finalizar agradezco esta entrevista y la iniciativa de homenaje a los niños y las niñas ¡Lo festejo! Creo que todos los días son, o al menos deberían ser, los días de la niñez. Y aquí formulo resalto un importante reto: y es que el arte, lo sensoperceptivo, la creatividad, los descubrimientos, los saberes, las emociones, la risa, la diversión, el humor que contiene y desencadena de manera fluida el arte, ya sea en el museo, en el centro cultural, en la calle o en los diversos espacios donde las manifestaciones artísticas se expresan, pueda llegar a todos los niños. A toditos.»